Otros sistemas

Sistemas de Protección actuales

En la actualidad para proteger a los trabajadores frente al vuelco del tractor los únicos métodos efectivos son las “estructuras de protección” que básicamente son las siguientes:

Son un conjunto de pilares y vigas metálicas ancladas al bastidor del tractor, que se sitúan alrededor del puesto de conducción, para proporcionar al tractorista un espacio de supervivencia en caso de vuelco. Suelen estar cerradas con puertas y ventanas acristaladas.
Son estructuras abiertas de cuatro o más postes. Constituyen una jaula de protección alrededor del puesto de conducción, y como en las cabinas proporcionan al conductor un espacio de supervivencia en caso de vuelco.
También llamados arcos de seguridad o ROPS (Roll Over Protective Structure). Son estructuras de dos pilares, que pueden ser “adelantados” o “atrasados”, dependiendo de si están situados delante o detrás del puesto de conducción. Esta posición viene definida por el peso del tractor (tractores menos pesados el arco lo tiene colocado en la parte delantera, mientras que tractores más pesados en la parte trasera). Estos arcos son los más extendidos en determinadas zonas en función de los cultivos. Es importante destacar que los tractores estrechos normalmente están equipados con arcos o bastidores de dos postes, porque se adaptan mejor que las cabinas a las características de éstos y a las labores específicas que efectúan (horticultura, fruticultura, etc.), o también, a la altura de naves o centros de trabajo, puesto que se pueden abatir.
otros

¿Cuál es el problema?

Todavía demasiados tractores y máquinas presentan la siguiente casuística:

  • No llevan protección debido a su antigüedad; por habérsela quitado al resultar un estorbo para acceder a garajes, invernaderos, etc.; por no haber repuesto la estructura estropeada; o bien, llevan una cabina de resguardo (no de seguridad), que se convierte en una trampa en caso de vuelco.
  • Llevan protección pero por necesidad del trabajo la anulan abatiéndola y por la incomodidad de volver a levantarla o desidia, la mantienen abatida ininterrumpidamente; o trabajan con sobrepeso, muchas veces casi duplicándolo.

Todas estas situaciones son las que propician el número tan grande de accidentes mortales que se producen todos los años.

Protección Histórica

El vuelco de los equipos de trabajo que pueden sufrir los conductores de los tractores, etc., se produce con frecuencia en terrenos inclinados, lindes de taludes, cunetas, etc. Para paliar la siniestralidad, además de las estructuras de protección fijas ya descritas, que pretenden conseguir que el conductor quede protegido ante el vuelco, también se han desarrollado varios inventos en el mundo con sistemas desplegables en forma de “U invertida”, ”V”. Independientemente de que estas estructuras son complejas en su constitución, no resuelven del todo el problema derivado del vuelco de un tractor o vehículo similar y lo que es más importante, casi todas ellas se pliegan y se expanden utilizando elementos mecánicos de articulación manual, que indudablemente dan lugar a situaciones de inseguridad al concurrir entre otros aspectos los riesgos de sobre-esfuerzo y atrapamiento del operario. Existen también algunos sistemas cuyo accionamiento es semi-automático y que dependen de elementos mecánicos con elevado coste de mantenimiento. Todos estas estructuras más o menos desplegables, además de ofrecer una limitada protección, se caracterizan por actuar siempre bajo la acción voluntaria del conductor.

Air-Rops como solución actual y de futuro

Nuestro sistema Air-Rops es, dada su bondad, la solución idónea a estos problemas, puesto que supone una protección activa en todo momento y que, en caso de vuelco del equipo de trabajo se expande automáticamente sin intervención del conductor, protegiéndolo de una manera más eficiente. Al expandirse aumenta sus dimensiones tanto en altura como en anchura, lo que hace que el impacto en el terreno sea menor y el espacio de seguridad aumente alrededor del conductor. Air-Rops debe estar siempre combinado con un cinturón de seguridad (tipo ventral UPNA – 2010) con avisador (protección pasiva), que asegure la permanencia del trabajador en el espacio seguro, impidiendo que salga despedido en el momento del vuelco.