Air-Rops

¿Qué es Air-Rops?

En resumen, Air-Rops es una estructura que durante el vuelco se expande automáticamente con variaciones simultáneas de su geometría, produciéndose a la vez la elevación de la propia estructura y la expansión en anchura del dintel del arco. Esto se produce cuando el vehículo alcanza una determinada inclinación (entre 45º y 50º) y por tanto, el vuelco es inevitable. Podemos decir de un modo inequívoco que hemos encontrado la solución para proteger a los conductores ante el vuelco y ésta es Air-Rops. Y lo presentamos con la satisfacción y la seguridad de que contribuirá a disminuir los cientos de muertos que se producen todos los años.


Descripción de Air-Rops

La estructura Air-Rops que se describe a continuación, ha sido concebida como la solución más sencilla y eficaz que TODAS las existentes.
La estructura de protección extensible y automática se basa en la articulación de un bastidor en forma de “V” cerrada por arriba. Tanto sus ramas laterales verticales, como la rama situada en posición horizontal superior, son de conformación telescópica y están constituidas por perfiles montados telescópicamente. Todo ello forma una estructura que se expande gracias a un sistema de comandos asociados a un sensor biaxial de inclinación que actúa sobre el inflador al alcanzar el vehículo una determinada inclinación “entre 45º y 50º” (el comienzo de la situación irreversible de vuelco). Gracias a esta extensión, la estructura aumenta sus dimensiones tanto en altura como en anchura, protegiendo así perfectamente al conductor del vehículo aumentando su espacio de seguridad. Tiene además la ventaja de que se pueden ir añadiendo Air-Rops en función del peso del vehículo.
En Air-Rops el paso de la posición encogida a la posición expandida de la estructura, no depende de la voluntad del conductor, sino que está controlada por sensores, como anteriormente hemos explicado. Quien pone en marcha la maniobra es un inclinómetro biaxial y un algoritmo de activación del inflador, lo que asegura que el paso del estado de reposo al estado operativo se realice siempre que el grado de inclinación supere la “situación irreversible de vuelco”. Y evitando despliegues indeseados durante el empleo normal del vehículo o en situaciones específicas como posibles inclinaciones debidas a reparaciones, situaciones de riesgo, cargas, etc.